(Selección de Josep Valls).

Quieren desmontar una Reserva de Biósfera en la Provincia de Salta

. miércoles, 26 de septiembre de 2007


Por Martín R. Santos. Mañana, jueves 27 de septiembre, a las 11 horas de Argentina, quienes ingresen al blog Base de las Yungas podrán ver en directo las imágenes del desmonte que se está llevando a cabo en Orán, provincia de Salta, dentro de un área selvática declarada por la UNESCO como Reserva Mundial de Biósfera de las Yungas.
Desde hace más de dos semanas, un equipo de activistas de Greenpeace se encuentra en la zona con el objetivo de impedir su desmonte, ya que lamentablemente el gobierno local ha autorizado que se realice esta liquidación en 1670 hectáreas de la zona.
Más allá del objetivo final, desde este campamento de altura que están realizando monitorean la situación de la Reserva.
La única posibilidad de detener este desmonte es que el Senado de la Nación deje de demorar y apruebe de manera urgente la Ley de Bosques, que plantea una territorialización responsable sobre estas zonas. Por eso, si decides respaldar esta inciativa, puedes votar por la Ley haciendo click aquí. Sería ideal alcanzar al millón de firmas".

Desmontes en argentina

En Argentina se desmontan 250 mil hectáreas de bosque nativo por año, principalmente en el Chaco seco, donde el 70 por ciento del bosque fue eliminado por la expansión agrícola. El Chaco húmedo y la selva Pedemontana de las yungas forman parte también de la lista de áreas amenazadas.
La selva misionera alberga la más alta biodiversidad del país, pero sólo queda un 7 por ciento de la superficie original, y la mayor parte se encuentra en nuestro país, ya que en Paraguay y Brasil ha sido prácticamente destruida.
No hay dudas, la principal causa de la desaparición son los desmontes, es decir la transformación total del monte y la selva en grandes monocultivos agrícolas. A diferencia de la tala, el desmonte elimina absolutamente toda la cobertura vegetal y destruye el suelo comprometiendo su recuperación. Los montes y selvas tienen un altísimo valor cultural, ambiental y económico que estamos dilapidando irracionalmente. Los “beneficios” económicos de hoy amenazan seriamente a las próximas generaciones.
La Argentina pierde el equivalente a 40 canchas de fútbol por hora y una hectárea de bosque nativo cada dos minutos, es por eso que Greenpeace reclama la declaración de una emergencia forestal nacional que establezca, mediante una ley, una moratoria a los desmontes y el ordenamiento territorial de los bosques nativos.
El ordenamiento territorial que propone Greenpeace es un instrumento de política ambiental nacional cuyo objetivo es regular el uso del suelo y las actividades productivas, con el fin de lograr la protección del medio ambiente a partir del uso sustentable de los bosques nativos, tras una evaluación de las unidades presentes en cada provincia.