(Selección de Josep Valls).

Despidos camuflados en Techint

. martes, 2 de diciembre de 2008

Por Martín R. Santos. Si bien se ha hablado demasiado sobre cómo pueden llegar a reaccionar las empresas ante la crisis, muchas de ellas, evidentemente, no han comprendido el verdadero rol que les toca en estas situaciones.

Peor aún, algunas de ellas no han sabido incorporar el verdadero valor de la Responsabilidad Social Empresaria a su cultura organizacional, pese a que durante varios años –de prosperidad económica, inclusive- han llevado a cabo grandes inversiones en campañas sociales o comunitarias y se han instalado en el escenario mediático en tanto “protagonistas responsables”.

Un ejemplo de ello se da con Techint (figura como promotora de RSE en el portal Mapeo-RSE), empresa en la cual el nivel gerencial de una de sus oficinas ha tomado la decisión de “no renovar el contrato” de parte de su plantilla, que a su vez se encuentra trabajando desde hace más de dos años y medio con contratos de trabajo por tres meses, que les eran renovados a conveniencia de la empresa.

En algunos casos, no sólo decidieron no renovar el contrato, sino que lo dieron por rescindido faltando dos meses para que concluya y ofrecieron, a modo de “compensación”, un monto equivalente a “un mes de salario y las vacaciones pagas.

Esa compensación era tal -y no una indemnización legal- por cuanto se le otorgaba “bajo la condición de que el personal enviara su renuncia lisa y llana”. Algunas de las personas que estaban siendo despedidas no aceptaron la propuesta y comentaron lo sucedido, agregando que desde el nivel gerencial se les había hostigado mediante insinuaciones acerca de cuán costoso podía ser “no aceptar la propuesta y litigar contra un gigante como Techint”, o bien mediante aseveraciones sobre “el mal asesoramiento legal que suelen recibir las personas a fin de incentivarlas a hacer reclamos inconducentes”.

En este link (clic aquí) se puede ver cómo desde la empresa han sido capaces de generar un discurso acerca de la integración de la RSE al “espíritu” de todos los niveles de la compañía, y de cómo “la filosofía se vive desde la Presidencia a través de una Fundación hasta el personal, por medio de un departamento que se encarga de promover el debate”.

Si es una expresión de deseo y hay una estrategia concreta para alcanzar esos objetivos, los resultados no están del todo claros. Es más, diría que tienen un largo camino por recorrer (y que un buen primer paso sería respetar la ley laboral).